DE NIÑA A MUJER

Cuando la noche cubre al día,
el aura de tu cuerpo resplandece incandescente,
mostrando que tu alma abriga,
el amor más puro de cual rosa floreciente.
Así eres mi dulce amada,
así eres mi dulce vida.


Como el otoño a tus pies postrado,
eh aquí un galán que por ti suspira.
Por tu mirada tierna,
Por tu sonrisa altiva.
Ven mi dulce amada,
ven mi dulce vida,
ven que en mi corazón no hay cabida
para este amor tan grande.
Y que el fuego
y la pasión comande
de niña a mujer
tu dulce despedida.


Autor: Esteban Gagliardi Erausquin.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aquí puedes dejarme un Comentario si te gusto el articulo y el blog